Cultura 21 Sep 2015
Seis cosas que te vuelan el marulo en Tecnópolis

Ayer visité Tecnópolis después de casi un año. La muestra está cada vez más zarpada. El paseo me hizo, de nuevo, reflexionar sobre la cultura. Lo escribí en una nota en la que de paso te recomiendo 6 cosas que tenés que visitar sí o sí y en una de esas clavarte el mismo viaje que me clavé ayer.

Seis cosas que te vuelan el marulo  en Tecnópolis

1.- Vivimos en una distopía Nerd.

Por momentos, pareciera como si viviésemos en un futuro distópico, en el cual todo aquello que nos gustaba de chicos -y que un poco nos marginaba del resto de la sociedad-, hoy ocupa un lugar central en la cultura. Digo distópico porque por más que parezca algo como un sueño cumplido, también me genera cierta incomodidad. Aparte, las utopías son una mierda.

¿Esta re bueno o es una mierda que la cultura Pop se esté comiendo todo lo demás? No sé. Pero está pasando. A lo sumo lo vamos a poder analizar dentro de años. Lo único que podemos hacer es no resignarnos y tener una mirada crítica. En lo posible ocupar lugares como productores de cultura, usando todo eso que absorbimos de chicos para generar nuestros propios canales de expresión.

Voy a citar a los genios del podcast NPR Pop Culture Happy Hour en la cual zanjaron una discusión super ultra importante, acerca de dos tipos de actitudes frente a este nuevo fenómeno de endiosamiento de la cultura Pop -dos actitudes con las cuales me encuentro lidiando todo el tiempo-:

La reacción Hipster y la reacción Nerd. La reacción Hipster es una reacción elitista. El Hipster dice: “Esto me pertenece, lo descubrí primero y ahora se puso de moda, odio al mundo”. Es la actitud Cristóbal Colón de la cultura(?). A veces, a mí me pasa eso, se me sale la chaveta y pienso que son todos poser los que empezaron a leer comics desde que MARVEL copó la escena. Pero es gilada. No hay mérito en encontrar algo antes. E incluso encontrarlo antes no te hace mejor que nadie. El problema del hipster es que puede volverse un snob infumable que se apropia de todo lo que consume.

La reacción Nerd por el contrario, es aquella que dice: “Esto es lo mejor del mundo, quiero que todos limen con esto como limo yo”. El nerd comparte, por antonomasia. Quiere que todos gocen como goza él con ese objeto cultural. El problema del Nerd es que a veces se vuelve Fan de todo y pierde el criterio de distinción. Lo cual no es malo, pero casi que anula por completo la capacidad de elegir.

Tecnópolis, si hacés el viaje que yo te propongo, es el vórtice de la distopía. Lleva todos los hitos culturales pop a un público enorme. Gente de la organización nos contó que este año, el día más visitado tuvo 400.000 personas. CUATROCIENTAS MIL. Algo así como 8 canchas de River llenas. EN UN DÍA.

Hoy cultura es: Comics, Videojuegos, Skateboarding y Ciencia.

 

Comicópolis [Predio Ferial]

La feria está re bien puesta. La entrada es gratuita. Las charlas están bien aunque debo confesar, nunca fui a una charla en una convención. Nunca. Lo copado es que ayer estaba lleno, LLENO, de editoriales chiquitas con autores nacionales editándose a sí mismos, a otros, a clásicos, a contemporáneos. Todo en el mismo lugar. Eso es hermoso porque te permite ver en un sólo lugar toda la masa crítica cultural que está en movimiento.  Además se puede ver un montón de gente disfrazada y descerebrada como uno. Terminó el domingo, así que, si querés ir vas a tener que esperar el año que viene.

Huerta Orgánica [P.08]

¿Hay espacio para el hipsterismo pro orgánico? CLARO QUE SI. LO HAY. Ni bien salís del estacionamiento, mano constituyentes, te cruzás con una huerta orgánica hecha a base de canteros de pallets. Todo muy cool, orgánico, brooklyn y pallets reciclado. Pero posta que los canteros son una belleza, las plantas están re bien cuidadas y te da bocha de ideas para poder hacer unos en casa. Muy, muy,  lindo. Todo lo que es stands de las ferias también están hechos en madera y chapa. Todo muy bello, posta.

Skatepark & Half Pipe [P.32]

Suponete que ya recorriste todo  y tenés ganas de hacer algo que implique moverse. El skatepark es la opción. Es gigante y accesible para cualquiera con ganas de patinar un rato. Está pensado para cualquier nivel, no es necesario ser TURBO PRO. En frente hay un half pipe DEMENCIAL. En mi vida vi una transición así. Da miedo. Una locura. En frente encima hay una cancha de basket, serigrafia y hip hop todo anal 2.0.

Videojuegos [A.08]

MEN. MEN. ¿COMO TE EXPLICO? ES UN PUTO CIBER. Un cyber gigante en Tecnópolis. Máquinas, dota LOL. que se yo. Mortal Kombat 3 ultimate, para jugar ahí. No sé cómo explicar que esto es una muestra de cultura organizada por el estado. MORTAL KOMBAT. WTF. Esto es la batalla cultural viejo, todo lo demás Forster y la puta que te parió no sirve para un choto. Esta es la papa. Que los pibes jueguen al Mortal Kombat. Imperdible el stand de Videojuegos.

Dinosaurios & Paleoarte [P.57]

Animatrónics y Dinosaurios. Como Jurassic Park, pero en Villa Martelli. Ya grande por ahí no te hace delirar, pero así y todo está re piola la muestra. Sobre todo porque hay una parte de exposición de huesos de dinosaurios argentino que tiene de todo. Por ejemplo un Giganotosaurus Carolini, cuya otra única réplica está en la Patagonia. Ahora imaginate sos un pendejo de 5 años y ves un animatronic de un Argentinosaurus de 40 metros. ES OBVIO QUE DESCONTROLÁS. imaginate si hubiésemos tenido esto cuando éramos chicos. Rompíamos todo, todo.

El Eternauta. [Stand F01]

Un tributo hermoso a una de las obras fundamentales de la ciencia ficción argentina. Imaginate que la invasión de los manos, los ellos y los gurbos pasó de verdad. Bueno, la muestra simula ser un museo de la invasión. Trajes de los sobrevivientes, maquetas de las batallas, utensilios de la época y fotos de los combates. Ah y un tanque de guerra. Si, un tanque.  Muy bien puesta, un poco escondida. Los maniquíes simulando los trajes para evitar la nieve asesina se llevan el premio al Gore de toda la feria.  

 

 

Termino la recorrida y pienso, con mucho amor y nostalgia, que todo eso que me limó la cabeza de pendejo, ya no me pertenece más. Ya está. Pasó el momento de sentirme afuera de la sociedad y un marginado. Hoy, esto es la norma. Y está bárbaro. Está bárbaro que los pendejos de todo el país se vuelen la cabeza jugando al Mortal Kombat, andando en skate, flasheando con los dinos o comprándose comics. De alguna forma rara, que no termino de entender, siento que ganamos. Siento que le rompimos el orto a todos porque estamos ahí haciendo lo que hicimos siempre y compartiéndolo a con miles de personas.

Es hora de seguir adelante.

 

Notas relacionadas
Cultura La vida real me importa un carajo
por Michelle Arturi y Clara Ruocco 26 Jun 2017

En 2015 entrevistamos a Angélica Gorodischer. Casi dos años después publicamos el texto de ese encuentro porque la vanguardia es así. Literatura, lectura, ciencia ficción, feminismo y la vida misma.

Cultura El rinconcito del Sr. Muldoon
por Laura Monnanni 10 Feb 2014

Aquellas oscuras turbas: Un monstruo colectivo, informe e invencible se despierta de vez en cuando en el corazón de la selva amazónica y se morfa todo lo que encuentra a su paso. Realmente no hay nada que se pueda hacer cuando ruge la marabunta.

Cultura El rinconcito del Dr. Gennaro: de la carne en el cosmos
por Dr. B. Keith, Esq. 10 Jun 2013

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el chongueo en el espacio, pero no te atreviste a preguntarle a un abogado.