Se viene la fantasia epica por entregas

Desde el próximo viernes 7 de julio en Velociraptors publicaremos por entregas La pieza diferente, el primer tomo de una saga de fantasía épica escrita por la medievalista Lupe Campos. Conocé a su autora y enterate de qué se trata esta increíble historia con un poco de todo lo que nos gusta.

Conocíamos a Lupe Campos por un montón de cosas copadas: es medievalista del CONICET y se especializa en lírica escrita en galaico-portugués; la vimos tocar la guitarra con las Fantásticas Pupés -suerte de riot grrrl band local con destellos mid century- y en Symploké -indie rock ecléctico-; publica la ya consagrada Luthor, una revista digital sobre crítica literaria made in los márgenes de Puan 480. Ahora la conocemos por La pieza diferente, el primer tomo de una saga de fantasía épica que por el sólo hecho de cómo está escrita, le otorga al género un upgrade que lo redime con creces del lugar idiotizante donde fue acomodado por la mercadotecnia local.

La pieza diferente es la puerta de entrada a un mundo distante y muy antiguo, con tintes medievales pero con una sociedad eminentemente matriarcal: la cosa pública pertenece a las mujeres en sus roles de reinas, consejeras, guerreras, comerciantes, iniciadas, copistas, notarias y amantes. Hay un problema de poder, que se decodifica tanto en revelaciones en sueños como en movimientos maquiavélicos de los personajes. Y hay rastros de otras lenguas, que funcionan consistentemente y potenciando el efecto de tener ante nosotros un pedazo de historia arcaica. Charlamos con Lupe sobre sobre todo esto, mientras tratamos de contener nuestra compulsión al spoiler. 

Velociraptors: La pieza… comienza más a lo Jorge Luis Borges que a lo George R.R. Martin: lo primero que leemos es una suerte de advertencia; una nota general escrita por una traductora que nos acerca en español rioplatense un “texto alejado” y originalmente escrito en el idioma de un reino llamado Lubacay -pero que también contiene préstamos lingüísticos de un reino vecino, Mabalaya-. Un poquito más adelante, se nos deja ver que quien está narrando esta historia lo hace presumiblemente en voz alta y de noche junto a un fuego. Por ende, lo que estamos leyendo es -en realidad- la transcripción de ese relato oral que habrá sido narrado vaya a saber una cuándo. Así ¡La pieza diferente no tiene autora! En todo caso tiene a Lupe Campos, una traductora que a su vez trabaja sobre el relato oral que alguna copista habrá recogido en un códice o palimpsesto… El tema es que no sabemos cómo presentarte a los lectores de la Velo (nos debatimos entre romper el chiste -y llamarte autora- o quedarnos en el juego presentándote como la traductora… Por las dudas aclaremos que el copyright de toda la jodita es tuyo). ¿Guién só, Lupe Campos? ¿Qué vamos a leer en La pieza diferente

Lupe Campos: Bueno, en principio se me ocurre decir que el tema de la voz que narra tiene sus bemoles, pero creo que eso es mejor que cada quien lo descubra a su tiempo. Hay otro plano ahí. Mencionaban algo sobre la nota y el gesto del inicio. En principio me interesaba bastante reproducir esa sensación de zambullida y reajuste, esa cierta perplejidad que implica leer un texto producido en una cultura otra, alejada en el tiempo o en el espacio. En alguna medida, el principio de La Pieza Diferente, con sus muchos recursos arcaicos, está estructurado para funcionar como aquellos videojuegos, más habituales antaño, en los que no hay un tutorial, y es uno contra el mundo, en un sentido bastante literal.
Si esto fuera una solapa tendría que decir que se trata de una fantasía épica, y que relata un conflicto que se origina en un problema entre dinastías en un matriarcado feudal. No todo es tan borgeano como la nota apócrifa de traducción, hay espacio para el balde de pochoclo, claro. 

V: Abundan sufijos -como el –lim o el –ane- que se repiten en los nombres de los personajes y ciudades. Hay pasajes citados en la lengua original del texto -el lubacó-. Esto nos deja ver que, además de una historia y un mundo, hay una lengua que también fue delineada. Nuevamente aparece el juego de la autora con máscara de traductora. Pero resolvamos por un minuto esa tensión y te tomemos como su autora: ¡no deja de sorprendernos la consistencia y profundidad del universo que pensaste! ¿Cuánto tiempo te llevó concebirlo? 

LC: Años. Muchos. El universo en lo básico y las líneas generales de trama datan de 1996. Me tomé casi dos décadas para juntar las herramientas y encontrar el modo correcto de narrar eso. Lo que hace que como proceso creativo escribir esto sea (porque estoy escribiendo el segundo tomo, mientras tanto) como tirar de un hilo que atraviesa lo que soy desde el final de la infancia hasta donde estoy, acá con el último cachito que me queda de juventud.

V: En este mundo quienes llevan adelante la cosa pública, quienes organizan y gestionan el poder son las minas. Incluso quienes proponen la guerra como manera de resolver conflictos. Hay muy poco amor romántico. Y cuando la narración pone el foco en eso también ocurre entre minas. Es genial. Pero tenemos miedo de que -en una de esas- pase algo terrible: una guerra total,  que se mueran todas y de pronto los hombres hereden este universo. Sería terrible. Decinos que no. Decinos que esta historia es una manera de ajusticiar poéticamente el rol segundón de la mujer a lo largo de la historia de la humanidad. Decinos que quedan mujeres para rato.

LC: Con lo de las relaciones, bueno, creo que la cosa está en el hecho de que es un relato que pasa en una sociedad que tiene parámetros muy distintos sobre el erotismo y el amor. Creo que tal vez por eso en principio también es más fácil relacionarse empáticamente con lo que en este contexto es más cercano a lo que conocemos, que es una relación clandestina: una de las pocas cosas que tiene en común la distribución de roles de género en este mundo es que no es menos heteronormativo que el nuestro, los problemas que enfrenta la pareja que mencionás no serían menos complejos acá. La Pieza Diferente no pasaría un test de Bechdel invertido. Y eso es adrede. Es, creo, lo esperable para un texto que se supone escrito en ese mundo. Hay que esperar al segundo tomo para encontrar el raro caso de una conversación relevante entre dos hombres sobre algo que no sea una mujer.
La advertencia que cabe hacer es que esto no es una utopía. En una utopía es prácticamente imposible generar relatos, sobre todo de largo aliento, por esa estrecha relación entre la narración y la desgracia. Este es un mundo que tiene sus propias desigualdades e injusticias. Así que sí, el matriarcado es bastante estable. Por los sistemas políticos y la salud de las reinas no puedo prometer nada, pero ese es otro asunto. 

*** 

Desde el 7 de Julio, vas a poder leer todos los viernes un nuevo capítulo de La pieza diferente, de Guadalupe Campos. Acompañarán las ilustraciones de la genialísima Dolores Alcatena. Mapa de los reinos por Julio Diego. 

Notas relacionadas
Libros y revistas / La pieza diferente La pieza diferente: veintidos
por Guadalupe Campos 22 Sep 2017

Disfrutá de un nuevo capítulo de esta historia de fantasía épica. Y si te perdés entre los nombres de lugares, personajes y deidades recuperá la orientación consultando el link al final del texto.

Libros y revistas / La pieza diferente La pieza diferente: veintitres
por Guadalupe Campos 22 Sep 2017

Disfrutá de un nuevo capítulo de esta historia de fantasía épica. Y si te perdés entre los nombres de lugares, personajes y deidades recuperá la orientación consultando el link al final del texto.

Libros y revistas / La pieza diferente La pieza diferente: veinte
por Guadalupe Campos 15 Sep 2017

Disfrutá de un nuevo capítulo de esta historia de fantasía épica. Y si te perdés entre los nombres de lugares, personajes y deidades recuperá la orientación consultando el link al final del texto.